Para ponerse en contacto con la Clínica de Rehabilitación, Llame o escríbanos Nos pondremos en contacto con Ud

agosto 10
HIJ@S CON DISCAPACIDAD: Porqué algun@s padres/madres se sienten culpables?

HIJ@S CON DISCAPACIDAD: Porqué algun@s padres/madres se sienten culpables?

  • BY: ClinicaRehabilitacionInfantil
  • 0
  • Posted in:

Uno de los sentimientos que sabemos suele aparecer en muchos padres/madres de niños con discapacidad es la culpa. La culpa es un sentimiento que además de causar un sufrimiento inútil condiciona de forma nociva nuestros comportamientos. No se trata de una emoción primaria, no surge como respuesta inconsciente e inmediata a una situación. Es un SENTIMIENTO. Y los sentimientos son emociones secundarias que surgen como consecuencia de nuestros procesos mentales.

¿Qué puede provocarnos el sentimiento de culpabilidad cuando tenemos un/a hij@ con discapacidad?

*En un primer momento puede que aparezca ante esos "porqués" que uno se cuestiona ante la situación que está viviendo. Cuando algo no sale como se esperaba uno tiende a preguntarse que fue lo que pasó. Y más allá de las explicaciones médicas que pueden llegar a justificar la causa, existe un sentido de la responsabilidad respecto de los hijos que nos lleva a cuestionarnos si habremos hecho algo mal o podíamos haberlo evitado. La simple presencia de esa duda hace que en ocasiones aparezca este sentimiento que lo único que consigue es hacernos sentir mal.

Salvo en situaciones muy excepcionales en las que pudiese haber existido un comportamiento negligente por parte de los progenitores, ningún padre/madre tiene ninguna responsabilidad sobre lo ocurrido ni habría podido evitarlo.  Son situaciones probables y siempre, queramos o no, todos estamos incluidos  dentro de esa probabilidad. LAS COSAS PASAN Y A VECES...NOS PASAN A NOSOTROS O A LOS NUESTROS.

*El rechazo que un padre/madre puede llegar a sentir hacia una situación que implica dolencias y limitaciones puede  ser otra de las razones. En este punto me gustaría ser muy clara en la exposición. Como decía al principio tenemos que aprender a distinguir entre emoción  y sentimiento. El Amor es una emoción y esa es la que nos despierta nuestr@ hij@. El rechazo es un  sentimiento que aparece cuando empezamos a pensar en su discapacidad y las consecuencias de ella en su vida y en la nuestra. O quizá también cuando nos invade el miedo frente a lo desconocido. Resulta complicado conjugar amor y rechazo, por eso todo puede llegar a confundirse y dar lugar a  esa vocecita maldita que nos dice: "Estás rechazando a tu hij@?!". Por favor no te confundas. No elabores pensamientos equivocados en  tu cabeza.

Es normal rechazar su discapacidad, nadie puede desear ni aceptar de buen grado una discapacidad para su hij@. Todo requiere un cierto proceso. Ya llegará el momento en que aceptes  su condición de discapacidad y entonces ya no habrá sentimientos encontrados. EL AMOR SIEMPRE PUEDE MÁS QUE NINGÚN OTRO SENTIMIENTO.

*Hay veces que la evolución no alcanza las expectativas, que es lenta o que no se produce. Parece que "todo y más" no es suficiente, y entonces nos preguntamos: "será que no lo estoy haciendo bien?", "será suficiente con estas terapias?, me han hablado de otra que...". Cuando un  padre/madre se OCUPA de la situación para dar respuesta a las necesidades de su hij@ no debe permitir que la semilla de la duda se instale en su mente. No vamos a conseguir más por sobreestimular o sobrecargar a nuestr@s hij@s con la infinidad de técnicas o terapias que pueden ofertarse.

Hay que entender y aceptar  que su evolución no sólo depende de nuestras actuaciones. Hay una lesión, alteración, afectación o dolencia que probablemente en algún momento marque el límite de sus progresos, o los haga más lentos de lo que desearíamos. SI TE ESFUERZAS LO MÁXIMO EN CADA CIRCUNSTANCIA, NO COMETAS EL ERROR  DE JUZGAR EL NIVEL DE TU ESFUERZO SEGÚN LOS RESULTADOS

*Tod@s l@s padres/madres queremos que nuestr@s hij@s sean felices. Y en ocasiones cometemos el error de asumirlo como una responsabilidad. No cabe duda que en nuestra mano estará la responsabilidad de transmitirles todas esas enseñanzas y esos valores que  contribuyen a su felicidad. Pero no podremos evitar que sufran, que se frustren, que se enfaden con la vida y consigo mism@s,...no podremos evitar que "vivan". Y cuando eso suceda es probable que te sientas triste, pero no consientas el sentirte culpable.

Piénsalo, si tu felicidad estuviera en manos de otro, Tú nunca serías libre de serlo. Como decía Wayne Dyer "LA FELICIDAD ES UNA TAREA QUE SE HACE DESDE DENTRO. NO LA OBTIENES DE NADA NI NADIE."

*Quien de forma casi permanente atiende a todas sus necesidades evidentemente es quien mejor l@ conoce, l@ entiende y seguramente más eficiente en su tarea de cuidar que nadie. Por eso es fácil que quien ejerce el rol de cuidador/a comience a sentirse "insustituible o irreemplazable".  Una de las creencias erróneas más potenciadoras de culpa.  "Te vas a ir a dar un paseo y le vas a dejar con X que no le entiende?", "Cómo se va a sentir cuando no te vea", "Y si se atraganta cuando tome la merienda", "y si le da una crisis",... Es increíble la cantidad de pensamientos negativos que pueden llegar a contaminar su mente. "Hay que ver lo egoísta que eres pensando en ti y no en tu pobre hij@ que tanto te necesita". "Cómo le puedes abandonar"?!

Quien ha ejercido o ejerce de cuidador/a sabe de lo que estoy hablando. Lo que quizá no sepa son las consecuencias físicas y emocionales que pueden acarrear este tipo de conductas. Hay que aprender a valorar las situaciones de forma objetiva. Analizar los "hechos" y dejar de hacer "interpretaciones" o "valoraciones subjetivas". En la vida NADIE, ABSOLUTAMENTE NADIE ES INDISPENSABLE. Y las cosas que tengan que ocurrir, ocurrirán y algunas no podremos evitarlas aunque estemos presentes. Si eres pragmático aceptarás que es un hecho totalmente objetivo que quien no se cuida a sí mismo puede acabar enfermo y sin la posibilidad de cuidar a nadie. Si eres cristiano sabrás que Jesús fue quien dijo "Amarás al prójimo COMO a ti mismo". Y si  eres budista reconocerás lo de que "amarse a uno mismo es el primer paso del camino". Así que no confundas egoísmo con amor hacia uno mismo jamás.

*Tampoco olvidemos quienes se sitúan en la otra cara de la moneda. Los progenitores a los que les gustaría estar más cerca y participar más, pero que por sus obligaciones diarias no pueden hacerlo. También en ellos puede aparecer la culpabilidad. Pero este sentimiento no debería estar presente  en quien honestamente sabe que está dando todo de sí mismo y no le es posible hacer más de lo que está haciendo. TODOS SABEMOS EN NUESTRO INTERIOR CUANDO TENEMOS MOTIVOS Y CUANDO PONEMOS EXCUSAS.

Existen muchos motivos que nos pueden hacer sentir culpables. Pero lo importante no pasa por conocer las posibles razones, sino los mecanismos internos propios que la genera. Tienes que ser consciente de lo que ocurre dentro de ti, tus pensamientos son tuyos, y LOS SENTIMIENTOS SON REACCIONES QUE TÚ ELIGES TENER.

Quizá no lo consigas al primer intento, aprender un comportamiento mental diferente requiere de un esfuerzo continuado.  Pero no dudes que puedes hacerlo.  Haz que tu mente trabaje a tu favor y verás como poco a poco consigues transformar esos sentimientos que te perjudican. Tienes que ser consciente que CUANDO ACTÚAS DESDE LA CULPA NO ESTÁS SIENDO TÚ.  Nadie se comporta ni decide libremente desde la culpabilidad.

No actúes de forma pasiva frente a la culpa. No permitas caer en la trampa de la manipulación o el victimismo. Mejor CAMBIA TU ACTITUD respecto a esas cosas que te producen culpa. Analiza los hechos, deja de interpretar, enjuiciar y hacer valoraciones subjetivas. Pero sobre todo DEJA DE CASTIGARTE por no poder cambiar las circunstancias, por asumir responsabilidades que no son tuyas o por pretender ser feliz.

culpa

Inés Canal López