Para ponerse en contacto con la Clínica de Rehabilitación, Llame o escríbanos Nos pondremos en contacto con Ud

marzo 07
FAVORECER SU AUTONOMÍA

FAVORECER SU AUTONOMÍA

  • BY: ClinicaRehabilitacionInfantil
  • 0
  • Posted in:

autonomia

CREER que nuestr@s hij@s PUEDEN es el primer paso para favorecer el desarrollo de su autonomía personal. Pero para ello hemos de ser conscientes de  que muchas veces, por sus limitaciones, quizá su forma de conseguirlo sea diferente o les lleve un tiempo de realización muy superior al de cualquier otro niño. Nunca estaremos seguros de cuáles son sus verdaderos límites si no les damos la oportunidad de intentarlo. Por eso es importante que consultemos con los profesionales que a diario trabajan con nuestr@s hij@s para saber cuál debe ser realmente nuestro nivel de exigencia. Ellos siempre serán mucho más objetivos que nosotros, que mediatizados por las emociones, siempre intentamos protegerles en exceso.

Quienes tenemos más hijos  sabemos que sus herman@s a medida que van creciendo nos van reclamando un mayor nivel de autonomía, pero en su caso, de un modo u otro, aunque seamos unos padres "superprotectores", les damos un cierto voto de confianza. O al menos no nos mostramos tan recelosos de que  "lo intenten". Porque si no pueden, no pasa nada, ya podrán cuando lo intenten repetidas veces.

Como veis nuestra actitud es completamente diferente y viene condicionada por nuestra CREENCIA. Con nuestros otr@s hij@s no tenemos ninguna duda de que lo conseguirán, en realidad, es sólo cuestión de práctica. Y además no interviene ninguna emoción que nos perturbe.

L@s niñ@s tienen que tener la oportunidad de experimentar por sí solos, porque sólo con la práctica serán capaces de mejorar sus destrezas, desarrollar nuevas habilidades y perfeccionar las adquiridas. Nuestr@s hij@s puede que tengan una discapacidad, pero no son discapacitad@s. A veces, sin querer, construimos ideas equivocadas acerca de sus verdaderas competencias.

El camino hacia la autonomía es un proceso lento que requiere mucha paciencia y mente abierta. Paciencia porque sus "tiempos" de realización no son los mismos que los de sus hermanos u otros niños y mente abierta porque no podemos esperar que lo hagan con la "perfección" o la destreza que lo haría cualquier otro niño. Afortunadamente tenemos algo muy a nuestro favor y es que sus logros, aunque sean pequeños, nos hacen tan felices que nuestro enorme entusiasmo les motiva aún más para conseguir nuevos objetivos.

Resulta muy positivo también atribuirles algún tipo de responsabilidades acorde a sus competencias. Es un@ más de la familia y como tal, en la medida de sus posibilidades, tiene que colaborar. Con frecuencia les "exculpamos" de ciertas obligaciones que tienen sus herman@s y que a lo mejor ell@s también podrían hacer, pero lo hacemos muchas veces sin ser conscientes de ello. Igual que a la hora de regañar. Tenemos que ser más coherentes en este sentido. Lo que está mal está mal, y debemos corregirles igual que lo hacemos con sus herman@s.

La vida diaria está llena de rutinas que se repiten y que son fuente inagotable de experiencias para nuestr@s hij@s. Los profesionales que trabajan con ell@s   pueden darnos estrategias que les faciliten el hacer determinadas cosas por sí sol@s. Y aunque nos cueste, también es fundamental que trabajemos esas emociones que a nosotros nos dañan y a ell@s les limitan en su aprendizaje.

Procuremos  no anticiparnos en sus acciones, primero dejemos que lo intenten o demos una ayuda parcial, pero vayamos observando sus verdaderos límites, no demos nada por sentado. Ell@s también desean crecer y sentirse "mayores". Valoremos su esfuerzo en términos de autonomía y no de sufrimiento. Esos pequeños logros fortalecerán su autoestima.

Henry Ford decía que "Tanto si crees que puedes como si crees que no puedes, estás en lo cierto". Y es que Todo adquiere fuerza con la creencia. Sería bueno que hiciéramos una reflexión acerca de cuáles son nuestras creencias respecto de lo que supone una limitación física, cognitiva y/o sensorial, porque a lo mejor estamos haciendo valoraciones que no son acertadas y que de algún modo nos condicionan a la hora de exigirles más esfuerzos. Por otra parte, también sería bueno que les incentivemos a hacer las cosas por sí solos como una prueba de nuestra confianza hacia ell@s.

Para favorecer su autonomía primero hemos de creer que pueden serlo. No nos pongamos metas a largo plazo, no nos cuestionemos ahora si en el futuro  llegarán a ser totalmente independientes. No estamos "allá", estamos aquí. Y ahora quizá lo único que debemos pedirles es que se quiten  los zapatos, que se pongan los calcetines o que intenten tomar el yogur ell@s sol@s. Vayamos poco a poco, porque son todos y cada uno de esos pequeños logros los que construyen el camino que les lleva a una mayor autonomía.

Inés Canal López