Para ponerse en contacto con la Clínica de Rehabilitación, Llame o escríbanos Nos pondremos en contacto con Ud

LA TERAPIA VOJTA EN LA REHABILITACIÓN DEL PACIENTE ADULTO.

 

Actualmente existen diferentes métodos de fisioterapia para el tratamiento de enfermedades neurológicas, ortopédicas o de las alteraciones del aparato locomotor. El objetivo de la mayoría de ellas es corregir las alteraciones motoras causadas por la patología, mediante el entrenamiento consciente de movimientos o posturas normales.

En la terapia Vojta, o terapia de Locomoción Refleja, se consigue activar de forma refleja y automática unos patrones de locomoción que contienen esas acciones motoras normales del ser humano. Esto se realiza provocando unos estímulos de presión en determinadas zonas del cuerpo y desde determinadas posturas de partida. A esos estímulos de presión el SNC responde automáticamente (de manera “refleja”) con un movimiento global (movimientos de locomoción) bien diferenciado en cada uno de los segmentos corporales, al que se opone resistencia. De este modo se activan todos los músculos del cuerpo, provocando un efecto de centramiento y ajuste de todas las articulaciones (hombros, caderas, columna, etc.) y un movimiento regular y coordinado de las extremidades.

Se cree de forma equivocada que la terapia Vojta solamente produce efectos deseados en la edad infantil. Sin embargo el SNC del adulto también responde a estos estímulos y genera patrones de movimiento normal, por lo que este “sistema de activación del SNC” descubierto por Vojta puede utilizarse también para corregir la patología neuromotora o articular de la persona adulta.

Los patrones de Locomoción Refleja activados en la terapia Vojta incluyen el control del equilibrio y el enderezamiento del cuerpo contra la gravedad. Con su activación repetida se mejora la postura corporal del individuo y también las destrezas y habilidades necesarias para realizar las actividades de la vida diaria. Permite, por ello, corregir las alteraciones posturales o articulares adquiridas, y/o el movimiento anormal o patológico.

¿EN QUE PATOLOGÍAS ESTÁ INDICADA LA TERAPIA VOJTA?

La terapia Vojta puede aplicarse como tratamiento fisioterápico de base en cualquier alteración motora provocada por diferentes patologías. En la edad adulta, la terapia Vojta puede ser de gran ayuda en alteraciones tales como:

 

    • - Desviaciones de la columna vertebral (p.ej.. escoliosis, cifosis)
    • - Hernias discales.
    • - Dolor del aparato locomotor
    • - Limitaciones o dolores articulares
    • - Alteraciones neurológicas:
    • - Parálisis periféricas
    • - Hemiplejias / Apoplejía
    • - Esclerosis múltiple
    • - Lesiones medulares
    • - Enfermedades musculares

 

Es el médico rehabilitador el que debe prescribir esta terapia.. El fisioterapeuta especializado en terapia Vojta (y con certificado de la Sociedad Vojta Internacional) es el que realiza el tratamiento, previo análisis del problema motor provocado por la patología del paciente, y teniendo en cuenta sus capacidades y límitaciones. El programa de tratamiento incluye la elección de los ejercicios más adecuados al paciente, su dosificación y modos de ejecución, el cual se deberá ir ajustando regularmente a la evolución clínica.

¿QUE EFECTOS TIENE LA TERAPIA VOJTA?

Con la terapia Vojta se puede influir en las siguientes funciones motoras:

    • - Activación de los mecanismos musculares necesa­rios para el apoyo, la prensión, la puesta en pie y la marcha.
    • - Activación de las funciones de equilibrio y de sostén de la columna vertebral así como de los movimientos de paso de los brazos y las piernas.
    • - Activación de la musculatura respiratoria, abdominal y del suelo pélvico, mejorando la función de los esfínteres vesical y rectal.
    • - Ajuste y centramiento de las articulaciones, especialmente de las caderas y hombros. Con ello se reducen las posturas anormales y los dolores frecuentes.
    • - Extensión axial de la columna vertebral, lo que permite una mejor movilidad.
    • - Potenciación y mejor función de la musculatura abdominal y torácica, mejorando la función respiratoria.
    • - Mejor diferenciación funcional de la musculatura de las manos y de los pies, por lo que pueden ser utilizados con más precisión para el apoyo, el enderezamiento y la prensión.
    • - Estimulación de la musculatura orofacial, mejorando la masticación, la deglución y el habla.
    • - Activación de la musculatura ocular.

 

La terapia Vojta, al mejorar la función postural global, el centramiento articular y la diferenciación de la función muscular puede constituir una buena “terapia de base” para un entrenamiento funcional posterior en el marco de otras sesiones terapéuticas, como por ej., terapia ocupacional, logopedia, deporte, etc.