Para ponerse en contacto con la Clínica de Rehabilitación, Llame o escríbanos Nos pondremos en contacto con Ud

junio 15
No es responsabilidad del tiempo curar nuestras heridas

No es responsabilidad del tiempo curar nuestras heridas

  • BY: ClinicaRehabilitacionInfantil
  • 0
  • Posted in:

corazónCon frecuencia oímos decir aquello de que el tiempo lo cura todo, quizá por eso cuando algo nos duele demasiado solemos pensar que si damos tiempo al tiempo...todo pasará. Pero la experiencia me dice que cuando algo nos rompe por dentro no es sólo tiempo lo que se necesita, es preciso "rescatarnos", abrazarnos, querernos más que nunca...y darnos ese consuelo y comprensión que nos hará continuar con más fuerzas.

El tiempo siempre te ayudará a asimilar las nuevas situaciones, a verlas desde otras perspectivas y sobre todo a  transmutar las emociones. Pero no es el tiempo sino Tú quien decide darse una oportunidad para "reconstruirse" durante ese tiempo.

Las heridas que no cicatrizan se convierten en crónicas, y si no se cuidan se infectan provocando más dolor y complicaciones. Cuando te haces un rasguño en apenas unos días su huella desaparece, sin embargo, cuando te haces un profundo corte, probablemente necesites puntos, curas diarias, analgésicos para el dolor,... y con el tiempo si  has sido responsable con tu herida, tan sólo quedará  una cicatriz que  ya no duela.

Eso mismo ocurre con las heridas del corazón y del alma... Cuando no nos hacemos cargo de ellas, no cierran, no se curan y comienzan a causar sufrimiento.

Todo el dolor que no nos atrevemos a enfrentar, que ignoramos, que pensamos desaparecerá por sí solo, se queda en nuestro interior condicionando permanentemente nuestra posibilidad de avanzar, crecer y superarnos.

La palabra discapacidad nos habla de limitaciones que pueden ser de muy diversa índole. Ningún padre/madre será inmune al dolor que le produce ver en su propi@ hij@ cualquiera de estas limitaciones o sus consecuencias.

Pero si no hacemos nada para curar esa herida que se ha abierto en nuestro interior, si no nos hacemos cargo del dolor que nos ha causado, se hará permanente dando lugar a un sufrimiento que no encontrará su límite.

El dolor tiene un punto de partida, pero también tiene un punto final cuando decidimos recoger los pedazos y reconstruir nuestras vidas.

El sufrimiento es un sentimiento que se perpetúa cuando somos incapaces de trascender la situación, cuando nos quedamos apegados a lo que pudo ser y no es, a los porqués, a las dificultades, y a todo aquello que nos hace tener una visión totalmente limitada y sesgada de una situación.

Siempre que se habla de "discapacitados" (término que no comparto) se hace referencia a aquellas personas que padecen alguna incapacidad física, sensorial, cognitiva...Pero que hay de nosotr@s los "capacitad@s" cuando somos incapaces de ver más allá de cualquier situación  de adversidad, cuando somos incapaces de gestionar esas emociones y pensamientos que nos perjudican, cuando somos incapaces de construir esa buena actitud que nos beneficiaría, cuando somos incapaces de mirar desde otras perspectivas, cuando somos incapaces de tolerar las frustraciones, cuando somos incapaces de poner punto y final a esas creencias que nos limitan,...cuando somos incapaces de darle ese nuevo sentido a nuestras vidas para empezar a ver algo más que  tragedia y  amargura ?

A veces me pregunto si el sufrimiento que muchas veces padecemos tiene más que ver con nuestras propias incapacidades que con  sus discapacidades.

Construir una buena actitud, desarrollar otras capacidades, mirarlo todo desde otra perspectiva,  tolerar la frustración, aceptar la realidad que nos toca vivir, aprender a superar la adversidad, potenciar una buena autoestima...no son retos exclusivos de nuestr@s hij@s

Siempre que nos enfrentamos a situaciones que nos causan un profundo dolor, necesitamos tiempo.

Pero...

No es responsabilidad del tiempo curar nuestras heridas.

Inés Canal López