Para ponerse en contacto con la Clínica de Rehabilitación, Llame o escríbanos Nos pondremos en contacto con Ud

PREGUNTAS FRECUENTES SOBRE LA REHABILITACIÓN INFANTIL, FISIOTERAPIA Y TERAPIA VOJTA

1.- ¿Es lo mismo rehabilitación y fisioterapia?

La Rehabilitación médica se refiere a todo el conjunto de actuaciones médicas y terapéuticas encaminadas a diagnosticar y tratar las enfermedades o alteraciones que provocan una discapacidad. Una vez estudiado al paciente y establecido el diagnóstico, el médico rehabilitador debe establecer el tratamiento más adecuado, indicando su frecuencia y duración. Las técnicas terapéuticas específicas de la Rehabilitación física son: fisioterapia, terapia ocupacional, ortoprótesis, logoterapia, tecnología de la rehabilitación, etc. El objetivo final es prevenir la discapacidad, reducir su severidad y favorecer el mejor desarrollo global del niño.
La fisioterapia es uno de los medios terapéuticos de la Rehabilitación médica, dirigido específicamente a recuperar y mejorar las alteraciones de los músculos y articulaciones, la postura y el movimiento. Está indicado en el tratamiento de alteraciones neuromusculares y ortopédicas, y en las alteraciones o retrasos del desarrollo motor.

2.- ¿Para qué necesito al médico rehabilitador infantil?

El médico especialista en rehabilitación infantil le puede ayudar a valorar el alcance y la repercusión que la lesión/enfermedad pueda tener en el desarrollo de su hijo, aportándole la información necesaria sobre los cuidados y tratamientos específicos que necesita. Una vez valorada la situación funcional y la salud del niño, propone el "programa rehabilitador" mas adecuado, teniendo en cuenta la edad del niño, la etapa del desarrollo en que se encuentra, la situación familiar y social, así como los medios técnicos y terapéuticos disponibles.
El médico rehabilitador está capacitado para coordinar al "equipo rehabilitador" y facilitar la información y consulta con otros especialistas del ámbito médico, escolar, psicológico o social. También le puede ayudar a valorar la evolución del niño y su pronóstico funcional futuro.

3. Me han dicho que la terapia Vojta es agresiva porque los niños lloran. ¿Es así? ¿Les produce un trauma psíquico a los niños?

La terapia Vojta no es dolorosa. Consiste en aplicar una presión con el dedo - no dolorosa- en unas determinadas "zonas de estimulación" del cuerpo, estando el niño tumbado en una mesa: boca arriba, de lado o boca abajo. Ese estímulo provoca un movimiento automático y global del cuerpo, al que ponemos resistencia durante 1 - 2 minutos. Ese esfuerzo muscular contra resistencia, y mantenido, es lo que provoca el llanto de los niños. Se trata, por tanto, de un llanto de esfuerzo, no de un llanto de dolor. En el momento en que se deja de hacer resistencia, el niño deja de llorar. Porque la terapia no es dolorosa, y porque los padres y los terapeutas no la aplican "con agresividad", sino con todo cariño, esa situación de tensión muscular no provoca trauma psíquico alguno. Enseñamos a los padres a aplicar los ejercicios a sus hijos 3-4 veces al día, en sesiones de 10 - 15 minutos. Esto supone una gran exigencia tanto para el niño, como para los padres, por lo que muchos niños se resisten. Es la misma resistencia que aparece en los niños, en condiciones normales, ante cualquier otra situación de exigencia de su vida. También para los padres, la terapia Vojta supone una gran exigencia de constancia en su aplicación, ya que, en muchos casos, tienen que aplicarla durante varios meses o años. Los padres pueden valorar, junto con el médico y el terapeuta, el grado de exigencia tolerable en cada momento, tanto para ellos como para sus hijos, y adaptar la terapia a ella.

4. En la terapia Vojta los padres tiene que aplicar en casa los ejercicios a sus hijos. ¿No sería mejor que se lo hiciera una persona con “más conocimientos”?

El fisioterapeuta o el médico especializados en terapia Vojta son los únicos que pueden indicar los ejercicios concretos a aplicar en cada momento al niño. Son ellos los responsables del tratamiento y son quienes deben enseñar cómo realizarlos a la persona que los vaya a aplicar en casa. Nosotros recomendamos que sean aplicados por las personas más cercanas al niño, es decir, los padres. De este modo el niño recibe el tratamiento en su propio hogar y de la mano de las personas con las que tiene un mayor vínculo afectivo. Los padres deben entonces acudir con regularidad cada 8 o 15 días a la consulta para revisar y corregir los ejercicios, valorar la respuesta del niño y aprender otros nuevos.

5. - Mi hijo es inquieto, no es capaz de centrarse en una actividad, aunque no presenta retraso escolar..... - Mi hijo es agresivo, no controla sus emociones y tiene asma, dermatitis atópica..... ¿Puede ayudarles la Psicomotricidad?

Al valorar, mediante la observación del juego espontáneo en la sala de psicomotricidad, cómo se expresa el niño motrizmente, y cómo se relaciona con el espacio, el tiempo, los objetos, las personas y consigo mismo, el psicomotricista puede detectar sus posibles alteraciones afectivas, cognitivas o emocionales, e iniciar un abordaje terapéutico, también mediante el juego y la expresión espontánea, que permita al niño equilibrar y reconocer su identidad personal y su mundo emocional.
La estimulación psicomotriz centra su atención en el mundo interior del niño, partiendo del análisis de sus expresiones corporales y motoras espontáneas. La sala de psicomotricidad ofrece al niño las condiciones óptimas para que pueda actuar, expresarse y transformar el mundo exterior, lo que a la vez le supone la vivencia de su transformación interior. El psicomotricista acompaña al niño en este actuar y vivenciar, aportándole la confianza, la seguridad afectiva y la contención indispensables para que pueda desarrollar su propia autonomía y todos los elementos básicos de su personalidad.